Calidad Historia del Café

 

Durante el proceso de colonización antioqueña quedaron las bases para el desarrollo de la caficultura; en sus primeros años, la producción agrícola se concentró en cultivos como el fríjol, el maíz y el plátano.

Esto cambió a partir de las medidas de reconstrucción impulsadas a comienzos del siglo XX por Rafael Reyes, para superar los estragos de la Guerra de los Mil Días. Estas políticas estaban basadas en una centralización fiscal, una política arancelaria proteccionista y el fomento estatal a actividades de exportación como el azúcar, el banano y el café.

Estas circunstancias permitieron una sólida expansión de la caficultura de pequeños propietarios, que propició nuevas formas de organización social y productiva. En efecto, este proceso generó un mayor poder adquisitivo para numerosas familias caficultoras, dinamizó significativamente el mercado interno e impulsó de manera decisiva la economía colombiana. Así, en 1913 la región producía el 43% del volumen de café de Colombia.

El paisaje se configuró en su estructura más amplia por el significativo crecimiento de la frontera agrícola y el fuerte desarrollo del sistema vial. La red de comunicaciones de la región se modernizó y adoptó una estructura orientada hacia las necesidades de las exportaciones del café, con lo cual los caminos de herradura comenzaron a convertirse en vías modernas de transporte.

A pesar del relativo dinamismo que vivía la caficultura a principios del siglo XIX, enfrentaba importantes retos para su competitividad como la falta de asistencia técnica, las necesidades de mejoramiento de la calidad, las dificultades para la comercialización del producto en los mercados internacionales y la falta de créditos para capital de trabajo, entre otros.

 

Los líderes cafeteros del país se reunieron el 27 de junio de 1927 en el marco del primer Congreso Nacional de Cafeteros y con el apoyo del Gobierno Nacional crearon la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. Desde entonces esta institución ha trabajado para el incremento de la competitividad de la industria cafetera y la mejora en el bienestar del caficultor y su familia a través de mecanismos de colaboración, participación e innovación.

 

Más Información

Suscríbete para recibir información y conocer las novedades del PCC.

Si me suscribo a este mail, acepto los Términos y Condiciones