Gente - Esfuerzo familiar

Esfuerzo humano, familiar, generacional e histórico para la producción de un café de excelente calidad en el marco de un desarrollo humano sostenible

 

El valor más sobresaliente del PCCC colombiano tiene que ver con el esfuerzo humano que varias generaciones de cafeteros y sus familias han plasmado sobre la tierra para conseguir, de una manera continua, su sustento. Este paisaje es el resultado de la interacción respetuosa con el entorno de unos hombres visionarios que llegaron a esas tierras desde finales del siglo XVIII y que encontraron en el café una fuente de ingresos para sus familias. Esta actividad se convirtió a la postre en el principal motor de desarrollo de esta zona del país.

 

Sin embargo, producir un café de excelente calidad no es una tarea sencilla. Se requiere las condiciones agronómicas ideales que ofrece la región cafetera, además del trabajo y esfuerzo colectivo de miles de productores que viven con pasión y dedicación esta actividad. Este esfuerzo comunitario empieza con la siembra del cafeto en las altas pendientes de las montañas de la zona y continúa con el cuidado y mantenimiento de la planta por cerca de dos años antes de obtener la primera cosecha. Cuando los frutos están en el estado óptimo de desarrollo, el cafetero realiza la recolección manual con el fin de recoger únicamente las cerezas maduras. Su trabajo continúa con el lavado, despulpado y secado en la finca. Todas estas prácticas culturales, intensivas en mano de obra, han sido implementadas con el fin de maximizar la calidad del producto y garantizar la sostenibilidad económica, ambiental y social de la actividad cafetera.

 

El reflejo de una tradición

 

El PCCC es el reflejo de más de cien años de adaptación del cultivo del café a las complejas condiciones que imponen los Andes colombianos. Resume el esfuerzo humano que varias generaciones de cafeteros y sus familias han invertido en esta tierra para conseguir, de una manera sostenible, su sustento. Ese esfuerzo se ve reflejado en la presencia de cultivos de café en terrenos altos y quebrados, en la simetría de sus trazados, la baja mecanización de las labores y la persistencia de los productores en la actividad productiva, a pesar de las cambiantes condiciones del mercado mundial cafetero.

 

Suscríbete para recibir información y conocer las novedades del PCCC.

Si me suscribo a este mail, acepto los términos y condiciones